Home l Site map l Contacto
 
 

El gas es el combustible fósil menos contaminante
Junto al petróleo y al carbón, una importante fuente de energía. El gas natural es un combustible que por su composición química (más del 90% de metano) produce la menor cantidad de gases generadores del efecto invernadero que cualquier otra fuente de energía. Es por ello, además de económico, el más limpio de los combustibles derivados de los hidrocarburos. El metano como combustible y el aire como comburente generan una de las combustiones más perfectas, y produce menos CO2 (dióxido de carbono) al quemarse que el producido por los demás combustibles, excepto el hidrógeno. Emite cerca del 40 al 50% menos CO2 que el uso del carbón y cerca del 25% menos que cualquier otro combustible líquido derivado de los hidrocarburos.
Desde esta óptica ecológica es el único combustible que asegura valores de emisión de contaminantes (SOx, NOx y COx) ACEPTABLES para el medio ambiente sin requerir de filtros ni equipos especiales para el tratamiento de los productos de combustión.

Por lo tanto, el metano liberado al ambiente por la operatoria de la industria del gas a nivel mundial (producción, transporte y distribución) sumado a la producción natural de metano (seres vivos) contribuye tan sólo en un 13% al efecto invernadero. El gas natural es cada día más utilizado porque logra una mayor eficiencia energética con menores niveles de contaminación.



Informe de Calidad del Gas
El Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) publicó un Informe destinado -fundamentalmente- a los usuarios residenciales, sobre la "Calidad del Gas". En el mismo explica las características específicas del fluido a la vez que insta a los consumidores a "no dudar de la calidad del gas" que se les está proveyendo en época invernal.
En este informe se busca desmitificar algunas falsas creencias bastante generalizadas, como la referida a la supuesta práctica de diluir el gas natural con aire, asegurando que "No contiene aire", y si se le quisiera incorporar, "se formarían productos altamente corrosivos para las cañerías, mezclas inflamables y la empresa prestadora se perjudicaría puesto que no cobra por volumen distribuido sino por cantidad de energía suministrada".
Al referirse a la acertada percepción de los clientes de la mayor demora para calentar líquidos, por ejemplo, asegura que esto se debe a que "ambiente, fluidos, recipientes, etc., se encuentran a temperaturas más bajas y para calentarlos se necesita de mayor tiempo" y no a una menor calidad del fluido "ya que el gas es el mismo" que en otras épocas del año. La calidad del gas es controlada en varias instancias durante el tránsito del fluido desde que sale del yacimiento hasta que llega a los lugares de consumo (por el productor en yacimiento, el transportista responsable de la operación de los grandes gasoductos, y por el distribuidor que opera las redes y, finalmente, todos esos controles son auditados por ENARGAS.