Home l Site map l Contacto
 
 

El gas natural es el combustible fósil menos contaminante y más económico. Argentina es uno de los países con mayor participación del gas natural en su matriz energética.

La aplicación más conocida del gas natural es la generación de calor, sin embargo, brinda excelentes rendimientos y una amplia gama de alternativas de uso doméstico e industrial, incluso como insumo para la generación eléctrica y como combustible automotriz.

El abastecimiento de gas natural por redes es un complejo sistema en el cual intervienen tres principales actores de la industria:

Productores : cuya actividad es la extracción del gas de los pozos y su procesamiento.

Transportistas : se encargan del traslado del gas natural desde las cuencas de producción hasta las distintas zonas de distribución en todo el país.

Distribuidoras : llevan el gas natural por sus redes de distribución al domicilio de cada uno de sus clientes y tienen el contacto directo con ellos. Son las socias de Adigas.

Estos últimos, el transporte y la distribución del gas natural se encuentran regulados por la Ley Nacional N° 24.076, de junio del año 1992.

En 1993, las empresas distribuidoras decidieron reunirse en una asociación civil que las representara y fuera el referente de la industria ante la comunidad y los entes nacionales, públicos y privados. Así surgió la Asociación de Distribuidoras de Gas de la República Argentina -ADIGAS-.

Un poco de Historia
Desde 1993 aumentaron considerablemente los volúmenes despachados, se extendieron las redes, se aumentó la capacidad de transporte, se garantizó mayor confiabilidad del servicio, y se amplió la difusión del GNC, gracias a un fuerte flujo de inversiones genuinas e importantes cambios tecnológicos en el sector gasífero que posibilitaron los actuales estándares de productividad y eficiencia. El transporte y la distribución de gas son operaciones que entrañan riesgos y requieren tecnología y personal altamente calificado. Las empresas licenciatarias de gas natural en el país emplean, en forma directa, a unas 5.500 personas. Se trata de una industria con tradición de trabajo y vocación de servicio público, comprometida con la prestación de un servicio estable, seguro y accesible, lo que permite mejorar la calidad de vida de millones de argentinos.

La industria del gas es fuente de bienestar, competitividad, trabajo, apoyo al sector productivo y respeto al medio ambiente a la vez que de desarrollo social e integración económica. Internacionalmente es reconocida por sus altos estándares de calidad de servicio, su historia y desarrollo. Sirvió como modelo regulatorio imitado por otros países, hasta la crisis económica de 2001/2002 que produjo el congelamiento de las tarifas y el quiebre de los contratos.

La transformación de la industria regulada del gas se produjo fundamentalmente como consecuencia de las inversiones realizadas y el know how aportado por las empresas licenciatarias. La distribución de gas –como el transporte- constituye un servicio público regulado por el Estado, a través del Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS), quien controla, dicta normas reglamentarias, verifica la correcta operación y mantenimiento, las mejoras tecnológicas y la gestión comercial de las empresas en defensa de los usuarios, aplicando sanciones ante incumplimientos. Es tribunal administrativo ante controversias por la prestación de los servicios.

Para ver nuestra línea de tiempo haga click aqui.